María Raguz, psicología y sexualidad.

María Raguz es psicóloga social y unas de las profesoras de nuestra especialidad. Doctorada por la Universidad de Radboud (Holanda) investiga los temas relacionados a la sexualidad y el género teniendo un enfoque multidisciplinario, trabajando también en la construcción de políticas públicas relacionados a la salud y libertad sexual. Asimismo, es fundadora de la ONG  “Redess Jóvenes” que promociona estas políticas, además de programas y estrategias para orientar la educación en estos temas.

A continuación, les dejamos una entrevista donde ella  nos cuenta acerca de sus aptitudes desde muy joven para ayudar a otras personas, así como de las diferentes concepciones y experiencias que fue recogiendo en sus viajes al extranjero durante estos años; además de la manera en que nació su interés por el tema de la sexualidad que actualmente la identifican como una de las psicólogas más representativas en la investigación de ese tema.

¿Cómo decidió estudiar Psicología? Y después de todos estos años, ¿por qué sigue trabajando en este campo?

MR: Desde chica me gustó. Me gustó un poco la medicina también, pero no me gusta ver sangre. Entonces, por ahí iba mi interés por la Psicología. En mi época era una carrera muy reconocida, no es que hubiera muchas carreras para mujeres tampoco. Además tenía muchos amigos con problemas serios: pandillas, drogas, cárcel, y yo tenía mucha capacidad de escucha, desde chica. Entonces, en el colegio me venían a buscar tipos con unas historias,…con unos dramones. Yo siempre sentía que podía escuchar, podía dar respeto, cariño, acogida pero que no tenía herramientas. Entonces, en parte entré por esa necesidad de tener herramientas para poder escuchar y ayudar a otros, es decir, con las razones típicas con las que se entraba a psicología porque en esas épocas, además, no había más que psicología con orientación clínica. Entonces, estudié Psicología Clínica con orientación dinámica. Terminando la carrera me entró el bichito de saber dónde está la creatividad, la inteligencia, la “normalidad”, el desarrollo cognitivo, el desarrollo moral, entonces, me presenté a una beca. No había becas para esta carrera en ese entonces, y me fui con una para Educación y estudié Psicología Educacional en EE.UU, en Wisconsin. Ahí lleve cursos de cognitivo, de moral, de roles sexuales. Y cuando regresé, coincidí con otros colegas que también regresaban de hacer sus estudios fuera y abrimos acá Psicología Social y Educativa. (…) Entonces, el pregrado lo hice acá, la maestría en Educacional en Wisconsin en EE.UU y estuve dos años en el país, pero se me presentó la oportunidad de hacer un doctorado en Holanda. Me interesó el tema de género, que era uno de los temas que recién empezó a estar de moda en los 80’s acá, e hice mi doctorado en Holanda sobre femineidad y masculinidad en Psicología Social.

¿Ese es uno de los temas que ha estado desarrollando últimamente?

MR: Claro. Para esto, a mediados de los 90’s me invitaron a un congreso en México y yo trabajaba los temas de feminidad y masculinidad, publicaba libros, daba conferencias… No había casi nadie, al menos en Perú, no había nadie en Psicología que trabajara Género, y por eso, a mi me llamaban para hablar en todas partes. Es así que me invitan a un congreso en México para que dé mis ideas sobre feminidad y masculinidad, canalizándolas según el enfoque del congreso que era de un corte más de políticas públicas. En ese entonces, no tenía mucho interés por el tema, pero aún así fui y me fascinó una vez que lo conocí por dentro. Y cuando regresé, formamos una ONG que la fundé y regí, todavía hasta ahora, hace ya 17 años, y me metí de lleno en el tema de Derechos Sexuales, Derechos Reproductivos.

¿Cómo se llama esa ONG?

MR: “Redess Jóvenes”, con dos S’s que es de “Salud” y “Sexo”. Y he estado tocando el tema de  masculismo muy fuerte. Y en la universidad, bueno daba cursos por hora, a medio tiempo. Es decir, estaba conectada a la universidad pero era más que todo para dictar cursos de Sexualidad. Por otro lado, también abrí una maestría. Cuando saqué el doctorado, empezó una de las primeras maestrías en Perú que había en Psicología que era básicamente investigación en esa época (…). Cuando me fui al extranjero, trabajé mucho en políticas regionales, internacionales por 10 años. Todo lo que se refiere a políticas de juventud, de salud reproductiva, violencia contra la mujer, etc. Y bueno, hace como 6 años que regresé a la universidad. Pero toda esta etapa fue muy rica porque la trabajé muy interdisciplinariamente, con una mirada mucho más amplia. Y bueno, ahora ando muy dedicada al  tema de género desde lo social. Entonces, he estado en clínica, educacional pero me he especializado más en lo social.

Y, ¿Por qué después de todos estos años ha seguido en la carrera y no ha decido especializarse en otros temas o ramas?

MR: Porque va perfectamente con mi estilo de vida, me encanta lo que hago, me encanta enseñar. Puedo dictar uno que otro curso que puede no llegar a gustarme tanto o una tarea que no me guste tanto  (…), y aún así, me gusta. Siempre he logrado estar en actividades que me interesen: en proyectos, mayormente me apasionan casi todos, por la plata no (risas).

Y cuando usted fue a estudiar la maestría y el doctorado en el extranjero, ¿qué diferencias en cuanto a la especialidad encontró?

MR: Bueno, para comenzar que acá, Psicología está en Humanidades; allá, está en Ciencias Sociales. En EE.UU, se desarrollaba una línea de Psicología que yo no conocía. Yo iba solamente con mi línea dinámica y ellos no le tenían ni el menor respeto, al menos en la universidad a la que yo fui. Se trabajan otras líneas, otras cosas. Le daban mucho énfasis a los estudios cuantitativos (…). También me llamó la atención que era muy poco estudio, es decir, mucha lectura, mucho por tu cuenta pero poquísimas horas de dictado (…). Y bueno, de ahí fui a Holanda. Para comenzar eran puros hombres, no había casi mujeres. Psicología estaba en Ciencias, por lo que se enfocaban más en los modelos matemáticos y en la estadística, y lo que hice fue un modelo matemático de la masculinidad; pero digo, me llamó la atención, entre otras cosas, no sólo nada de Freud sino, números, números, números y modelos y cosas así interesantes. Y además, me llamó la atención de que eran muy prácticos (en ambos lugares): por ejemplo, la tesis que yo hice acá de bachillerato (en esa época eran tesis de bachillerato) fue una tesis gigante; en Wisconsin fue una tesis chiquitita con una investigación muy concreta piagetana; y en Holanda, fueron dos grandes investigaciones con miles de personas, una teórica y una empírica. Y sí, creo que he visto un panorama distinto de la Psicología por lo menos en Europa, en EE.UU y acá. Te estoy hablando de hace muchos años, de hace 34 años y bueno, he ido viendo cómo ha ido evolucionando.

Y en función a sus temas de interés, ¿qué investigaciones ha realizado?

MR: Muchísimas. De género, sexualidad, de Sida… He estado muy metida en investigaciones en equipos, o haciéndolas yo, o haciendo análisis secundario, o viendo implicancias para políticas, o haciendo meta-análisis editando varios trabajos. La investigación acá, cuando yo empecé, nadie te la financiaba, no había ninguna posibilidad. Por ejemplo, una vez logré que me pagaran un año por pensar. Me pagó la asociación Ford y me dio un año solamente para pensar en el tema de género, e hice una investigación cualitativa muy bonita que estuvo súper interesante. Mi línea es más las cosas que me gustan y si me llaman, y es de mi línea, las hago. He hecho investigaciones con México, con Canadá, con EE.UU.

¿Usted se encuentra orientada por alguna corriente psicológica?

MR: No (risas), ninguna. No creo ya en fundamentalismo de ningún tipo.

Y en cuanto a las diferentes investigaciones que ha realizado, ¿cuál diría que fue su corriente de influencia?

MR: El Socioconstructivismo, esa línea… Lo que se refiere a la Psicología Social, y al tema de Género.

Y en cuánto línea de Género, ¿cuál ha sido su papel en las políticas públicas que ha estudiado o investigado?

MR: Todos los años me llaman para hacer algunas políticas, para algún programa nacional. Lo último que he hecho ha sido este año para ver una política sobre la no discriminación por VIH ni orientación sexual y de género con las Naciones Unidas y agentes (…). El año pasado trabajé también con ellos en un manual de capacitación de No discriminación y, trabajé con el MINSA para un plan nacional sobre la prevención de SIDA; y dos años antes, con el Ministerio de Educación todo lo que es educación sexual que salió como lineamiento pedagógico. Entonces es trabajo fuerte, por todo el país, entrevistando a directores, estudiantes, padres de familia, autoridades; haciendo grupos focales, encuestas, recogiendo información de dinámicas; y armando propuestas de políticas, como adecuarlas, si son viables o no, etc.

Actualmente, ¿está realizando alguna investigación?

MR: Ahorita…Bueno, voy a congresos todo el tiempo, voy a ir a tres este año y siempre reviso materiales. Y los chicos de mis cursos siempre recogen mucha información y la trato de consolidar para que en muestras más grandes se pueda hacer análisis más fuertes. Entonces, sí tengo bastantes cosas. Por ejemplo, uno muy bonito que hicimos fue para la ONG “Manuela Ramos” que les hice el análisis de los datos recogidos cualitativamente. Hemos trabajo en costa, sierra y selva en extrema pobreza (niños, adolescentes y adultos jóvenes) todo el tema de sexualidad y género. Siempre hay cosas que todavía puedo seguir analizando más, y darles vueltas. Pero ahorita no estoy con ninguna institución ni investigación puntual.

¿Qué cursos ha dictado a lo largo de su carrera?

MR: ¿En todos estos años? Miles. A ver, de los que más han continuado han sido el de Sexualidad Humana, que tiene varios años. Ahora lo han actualizado con uno presencial y el otro virtual, bueno, semi-virtual. He dictado también años el curso de psicología de género, desde los 70´s posiblemente, que se llamaba Roles Sexuales. En los últimos seis años he dictado Desarrollo Social Intrapersonal e Interpersonal, Seminario de Tesis; en Estudios Generales he dictado Psicología Individuo y Sociedad; y ahora, Psicología Social. Antes de eso, he dictado de todo: adolescencia, desarrollo humano, infancia, educacional.

¿Y solamente aquí o también en otras universidades?

MR: Enseño básicamente acá, pero he dado cursos de postgrado varios veranos en España, en la Universidad Complutense; y también en otras cinco universidad en España, en Canadá, EE.UU, y en México.

Y, de todos los cursos que me dice ¿cuál es el que más le gusta dictar?

MR: Lo que más me gusta es Sexualidad porque ahí meto todo.

¿Cuales considera usted que han sido los hitos en su carrera?

MR: ¿Los hitos de mi carrera…? Pues, la reunión en México, que me cambió totalmente la vida porque entré en un terreno de diversidad sexualidad. O sea, yo vivía como psicóloga en una nube,  estudié psicología, y masculinidad, feminidad y el niñito que se desarrolla, pero no lo aplicaba a la realidad. Con este trabajo ya de ONG´s y el activismo tengo una manera diferente de aplicar la psicología para que tenga un espacio más abierto al paciente, y entrar a otros niveles. Y es triste porque no hay muchos psicólogos en esto. Hay sociólogos, antropólogos, demógrafos, médicos cualquier cantidad, hasta lingüistas han trabajado conmigo. Pero psicólogos muy poco, ya que se tiene una mirada muy sesgada en el individuo.

¿Qué otras actividades fuera de la docencia usted ha realizado?

MR: Bueno, doy conferencias, talleres. Trato de asistir a si quiera uno o dos como, por ejemplo en África, Asia, Europa. Me muevo mucho más fuera que acá la verdad, y es genial. Algo que veo que pasa es que si tú desarrollas una línea y no hay gente en esa línea, te empobreces porque tú sigues desarrollando tus ideas pero no tienes con quién contrastarlas. Yo, en cambio, en mi campo las contrasto, pero no con psicólogos necesariamente, sino multidisciplinariamente. Entonces es cuando ves gente en tu línea con la cual puedes realmente contrastar, discutir, ver lo último que hay, es bacán y me encanta.

Y entonces, si usted tuviera que hacer un paralelo, ¿qué oportunidades cree que tiene ahora un estudiante de psicología en cuanto a investigación, qué de repente usted no disfrutó como estudiante?

MR: Uy, muchísimas. En la época en que yo estuve en la universidad no veía el rol de la investigación, no lo tenía tan claro. Y ahora, es parte del plan de la universidad, es un mandato, es un interés de la internacionalización, de tener prestigio. Entonces realmente se ha optado por una política fuerte. Y además está el tema de los recursos: están premiando, reconociendo el tiempo por investigar, puedes dejar de enseñar y dedicarte a investigar, hay una serie de facilidades que están dando. Mi problema era (ya no), durante los primeros años luego de salir del país, la terminación “Universidad Católica”: el tema que yo trabajaba no era muy bien visto, es decir, el tema de salud reproductiva, de derechos sexuales, era un tema que era muy delicado acá en la universidad. Si bien me dejaban enseñar, pedían que no se haga activismo dentro y la investigación vaya al fondo. Si yo investigaba y publicaba, todo lo hice fuera de la universidad, luego venía y les traía las cosas a los alumnos; pero no era con mi institución que yo lo hacía. Eso ha cambiado, ahora hay mucho más apertura, aunque con miras al futuro no sé cómo sigan las cosas. Pero sí, creo que ahora se puede trabajar distintos temas, hay financiamiento, hay los postgrados, hay una lógica de investigar más general. Es un mundo distinto. Existe la posibilidad de empezar a pensar en irse a aplicar fuera en intercambio con otros. Por otro lado, tenemos profesores de fuera como asesores, o co-asesores que te pueden invitar a ir allá o venir acá; se abren muchas posibilidades, no para todo el mundo pero para los que tienen la capacidad.

El curso de Sexualidad Humana que usted dicta ¿es el único curso referido a ese tema en específico que se dicta en la universidad?

MR: Sí, y además en todo el país a nivel psicología. Creo que no son más de tres universidades que tocan este tema. Entonces, en una época para mí llego a ser demasiada demanda. Era un curso electivo que tenía que tener de 7 a 9 alumnos y llegó a tener 150. Tenía varios grupos y llegaban de todos lados. Entonces, se cerró, se limitó un número y se priorizó a los chicos de psicología. Es la razón por la que he abierto el virtual, e incluso para psicología todos los semestres se llena. Entonces, este curso debería, y yo pienso que debe ser obligatorio, porque en psicología educacional y social por algún lado van a tocar el tema, lo van a ver en sus campos, y porque hay una demanda más personal de la gente de trabajar estos temas. Sí, me gustaría que fuera obligatorio, que fuera más grande y que abarque varios grupos. En cuanto al curso virtual, me gustaría que fuese para gente de otras especialidades, pero en estos momentos también tengo gente de psicología porque el presencial se llena.

En  resumen, creo que hay una formación básica que es muy importante pero la vida te va formando mucho. Hay distintos contextos, interacciones con otra gente, vas abriéndote, eres psicólogo, no lo pierdes, pero abres tu mirada muchísimo, la enriqueces y tienes mucho que dar. Lo que sí me preocupa es que haya gente que tenga una mirada muy restringida de lo que puede hacer en su campo. No es que esté mal, pero que todo el mundo crea que lo único que puede hacer es terapia o estar en un colegio me da pena porque hay muchas realidades que demandan de todas las especialidades.

En cuando a su trabajo de campo, ¿nunca ha tenido algún problema para acercarse a alguna persona?

MR: Para nada. He trabajado con la población más diversa. Es una cosa personal, yo tengo bastante facilidad de relacionarme con la gente. Es una cosa de mucho respeto. Yo respeto mucho al otro y el otro lo siente. Entonces, las experiencias que he tenido han sido divertidas, he tenido mejores amigos de otros países, de otras razas y religiones. Es muy fácil encontrar la belleza de la diversidad. Sí he sentido algún tipo de discriminación referente a la edad, o a ser “gringo”. O también eso de “es muy joven y mujer”, eso lo he sentido con médicos. He trabajado mucho con médicos y cuando se es mujer y más joven que ellos cuesta que te den la oportunidad y ganarte su respeto. Pero creo no, creo que hay muchas formas de demostrar que conoces un tema y que lo que haces es genuino.

Lo que sí me pasó una vez, fue con una señora que fue tan divertido. Ah, era una elección para Prosalud que tiene como cinco mil miembros y que trabaja a nivel provincia. Estábamos en Lima y venían de todos lados para elegir a sus representantes. Yo era una de las personas que estaba candidateando y había presentado mis ideas y una persona linda que estaba sentadita se me acerca y me dice “yo votaría por usted por todo lo que ha dicho, pero usted debería parecerse más a mí y ser más peruana” entonces, yo le dije “usted es tan peruana como yo, y yo soy tan peruana como usted, peruanidad es una cosa muy diversa, son otras cosas que nos hermanan”. Pero fue muy linda (risas).

Y, ¿en el exterior nunca ha tenido algún problema por ser peruana?

MR: He tenido un problema muy gracioso porque dentro de Perú a mí me identificaban como de un nivel alto, o medio, por indicador de la riqueza, o antes era más rubia, qué sé yo. Y bueno, una vez tuve una reunión con unos ingleses y yo era la latina que estaba allí, y cuando subimos al ascensor me miran y me dicen “y cómo te sientes tú, que eres indígena, de estar con gente blanca” y a mí en este país siempre me he sentido “blanca”. He tenido también problemas con otras personas por ser “blanca”, fascinante. Cuando fui a estudiar a Wisconsin tuve una anécdota con mi mejor amiga de Nigeria. Al comienzo no me hablaba pues porque yo era “blanca” y hubo todo un tiempo en que hice que no me viera como “blanca” sino como latina. Y hemos podido hablar de todos sus prejuicios y estereotipos sobre la gente “blanca” y yo sobre la gente “negra” y me dice “sí, los caníbales son del Amazonas” y yo “no del África”, “no en el África no hay, toditos están en Brasil y Perú”, “no, toditos están en el África”. ¡Qué gracioso! (risas). Y sí, allí tuve la discriminación al revés. Entonces, sí, he tenido experiencias, pero al final me hizo gracia, me hizo entender.

Y en cuanto a la diversidad sexual y cultural, ¿ha tenido algún problema o dificultad en lo que es relacionarse con otras personas en temas como orientación sexual?

MR: No, en orientación sexual no he tenido problemas porque trabajo mucho ese tema y muy abiertamente. He tenido reuniones en las cuales estaban entre 300 a 400 personas gays y yo me he presentado como la única heterosexual y me han tratado maravilloso. Sí he tenido dificultad en el trabajo, de gente que me ha dicho “seguro tú quieres plata, eres muy jovencita, no vas a entender a este grupo”. Y también, he entendido que hay gente a la cual no puedo llegar. Por ejemplo, he hecho un estudio grande con México, en la que trabajamos con gente de varias etnias y no trabajábamos nosotros directamente. La gente de la comunidad en el lenguaje, aimara, quechua, lo que fuera, trabajaba con ellos. Nosotros, simplemente, con estas personas veíamos los instrumentos, pero no pretendíamos, nosotros, hacer las preguntas. No nos permitían entrar a la comunidad. O sea, sí ha sido interesante y siempre es un reto.

Claro, sobre todo en un tema como la sexualidad que es un tema que a todos les interesa pero nadie lo dice.

MR: Bueno, siempre me ha gustado mi trabajo y lo he trabajado sin problemas.

Bueno, muchas gracias profesora por su tiempo.

MR: Gracias a ustedes.

Anuncios

0 Responses to “María Raguz, psicología y sexualidad.”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




ARCHIVOS

noviembre 2011
L M X J V S D
« Oct   Feb »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 18 seguidores


A %d blogueros les gusta esto: