Tesania Velásquez, Psicología comunitaria y forense

En los últimos años las líneas de trabajo desde el campo de la psicología comunitaria y psicología forense se han venido construyendo y consolidando gracias al trabajo e interés mostrado por  un grupo de psicólogos que han apostado por la importancia de estos enfoques en nuestro país, siendo una de las personas más destacadas en este campo nuestra profesora Tesania Velásquez.

Tesania es psicóloga clínica de la PUCP, coordinadora de la Maestría en Psicología Comunitaria y docente en el Departamento de Psicología. Realizó una maestría en Psicología Forense en la Universidad de Salamanca (España) y se ha especializado en Estudios de Género, Derechos Humanos y Salud Mental Comunitaria.

Esta semana los dejamos con una entrevista donde ella nos cuenta cómo nació su interés en ambos campos, la experiencia que ha venido desarrollando desde la intervención e investigación en estas líneas y como existen diferentes formas en las que podemos entender la psicología desde el trabajo forense y comunitario.

¡Disfrútenla!

¿Cómo así decidió estudiar psicología? Y después de estos años ¿por qué sigue trabajando en este campo?

T: Creo que la psicología es una disciplina que permite conocer al ser humano,  permite dialogar con otras disciplinas para comprender lo que sucede alrededor nuestro, entonces, te permite una comprensión y un análisis de diferentes fenómenos y situaciones que suceden a nuestro alrededor y que siempre me llamaron la atención, que siempre generaron mi interés, no sólo en términos de problemas, sino también en términos de logros y potencialidades. La psicología me ha dado herramientas de análisis, una perspectiva crítica para comprender al ser humano, para comprender a los grupos sociales y además se convierte en una disciplina abierta al encuentro y al diálogo con otras disciplinas para complejizar las miradas que podamos tener;  tiende puentes para dialogar con múltiples disciplinas y, en ese sentido, permite construir. ¿Por qué estudié psicología? Desde siempre me gustó la psicología, desde siempre me gustó entender y aproximarme a las personas, a los grupos, a los fenómenos sociales, a la realidad que nos rodeaba, y por eso tenía muy claro que la psicología es una disciplina que podía hacer eso y que no me ha decepcionado, todo lo contrario, estoy muy feliz con haber elegido esta línea, porque realmente me permite aportar, comprender, discutir, debatir, tener una actitud crítica, te da las herramientas y los elementos de análisis, para poder comprender lo que nos pasa y lo que pasa a nuestro alrededor.

¿Dónde realizó sus estudios de psicología en pregrado?

T: Yo estudié psicología aquí en la universidad y, como te digo, tenía muy claro que lo que quería estudiar era psicología, entonces ingresé a la Católica, entré a EE.GG.LL. fui muy feliz en Letras y cuando decidí ingresar a Psicología me topé con la idea de que había un examen de selección, un examen que de alguna manera evaluaba las características para ver si uno podía estudiar o no psicología, yo no ingresé a psicología el primer año, y tuve la oportunidad de tener un año en la católica para estudiar cursos de sociales, de antropología, de filosofía, de literatura, y convencerme de que en realidad quería estudiar psicología, y volver a postular a psicología. Ingresé y estudié psicología clínica.

¿Y después de terminar aquí en la PUCP, ha seguido más estudios, de posgrado?

T: Luego de terminar psicología, me di cuenta que lo que me podía ofrecer las ciencias sociales también era importante, entonces estudié un Diploma de Posgrado sobre Estudios de Género en la Facultad de Ciencias Sociales, y luego me fui afuera, a España, a la Universidad de Salamanca, a estudiar una Maestría en Psicología Forense.

¿Y hay algún tema en particular que le interese más en psicología en el campo, en el que trabaje más?

T: Después de muchas búsquedas, y de muchos encuentros he desarrollado dos vías de intervención y de investigación a través de la psicología, que es la Psicología Comunitaria y la Psicología Forense. A partir de la maestría en Psicología Forense y desde mis estudios de Género he trabajado en temas de violencia contra la Mujer, ese es el tema en el que yo me he especializado y he trabajado durante muchos años; no solo haciendo investigación, sino principalmente en atención, en intervenciones con víctimas; y ahí lo que nosotros hacíamos eran pericias psicológicas para los casos de víctimas de violencia sexual y violencia psicológica, física, etc. Entonces, la línea de psicología forense es una de las líneas que yo más trabajo, primero con las víctimas y ahora también con los agresores, porque trabajamos en los penales de Lima, y a partir de este trabajo en psicología forense comencé a trabajar con el tema de violencia sexual, pero en comunidades altoandinas de nuestro país, y ahí se requería un conocimiento no sólo de las pericias psicológicas sino principalmente un conocimiento sobre la aproximación comunitaria, y por eso comencé a especializarme en psicología comunitaria, que son actualmente las dos líneas en las que yo trabajo.

¿Actualmente se encuentra realizando investigación en ambas líneas? ¿O más en una que en otra?

T : En ambas líneas

En ambas líneas. ¿Y cómo así? ¿Su interés en psicología comunitaria empieza por su trabajo en psicología forense?

T:    Mi interés en psicología comunitaria surge a partir de una experiencia concreta. Yo trabajé muchos años en una ONG, que es DEMUS, Estudio para la Defensa y los Derechos de la Mujer, atendiendo casos de violencia y haciendo pericias psicológicas y, luego, desarrollamos un proyecto en una comunidad alto andina de Huancavelica para trabajar los temas de violencia sexual, pero sucedidos durante el conflicto armado interno. Entonces, se requería construir un proyecto, de la propuesta de investigación-acción con la comunidad, entonces fue necesario tener un marco comunitario, entonces empezamos a leer y a discutir mucho sobre el enfoque comunitario, y a partir de ahí comencé a trabajar en esa línea, a especializarme en esa línea. El proyecto duró seis años, yo dirigí el proyecto durante unos años,  y lo que desarrollamos fue una propuesta de salud mental comunitaria en esta comunidad. Y a partir de ahí, además, nos vimos en la necesidad de armar una propuesta de Maestría en Psicología Comunitaria en la PUCP, porque no habían profesionales formados para hacer intervención comunitaria desde la salud mental y justamente, en el tema post conflicto armado era necesario trabajar con esa población, con ese enfoque. Entonces, desarrollamos la Maestría en Psicología Comunitaria, que actualmente coordino.

¿Y en qué otros proyectos se encuentra actualmente trabajando? Se encuentra dirigiendo la Maestría, es profesora acá en la universidad. ¿Está realizando otros proyectos de investigación?

T:    Ahora, estamos llevando a cabo una investigación, donde también está el profesor Agustín Espinoza, y la profesora Rosa María Cueto, con un equipo interdisciplinario sobre el impacto psicosocial de la Comisión de la Verdad, es un proyecto a largo plazo que se va a hacer no sólo en Lima, sino también en otras regiones del país. Este es un proyecto de investigación importante, que cuenta con el apoyo económico del Vicerectorado de Investigación de la universidad  y además, seguimos trabajando también en la línea de intervención post desastres, que es la otra línea de intervención comunitaria que hay en el interior de la Maestría. Entonces, seguimos apoyando proyectos de intervención post desastres en la zona sur de nuestro país, después del terremoto del 2007. Actualmente, parte de mi dedicación aquí en psicología implica mi apoyo en la Dirección Académica de Responsabilidad Social de la PUCP (DARS), actualmente soy la coordinadora del área de formación e investigación de esta Dirección. Entonces, como parte de mi trabajo en psicología, voy dos días a la DARS, y apoyamos los proyectos de responsabilidad social al interior de toda la universidad.

En el trabajo que viene realizando, ¿Ud. tiene alguna orientación hacia una corriente en especial? Psicoanalítica, cognitivo-conductual…

T:    Yo me formé en una corriente psicoanalítica, no sólo desde el pregrado, sino posteriormente, y el psicoanálisis es, para mí, una herramienta de elaboración y de discusión. Es decir, el psicoanálisis me permite utilizar conceptos para comprender mejor el trabajo que vengo haciendo; entonces, mucho de lo que yo trabajo parte de una orientación psicoanalítica, y esa es la aproximación con la cual se realizan las pericias, se realizan las intervenciones, pero creo que más que el psicoanálisis o la teoría cognitivo-conductual, o la teoría humanista, o la teoría gestáltica, lo que nosotros estamos tratando de hacer es utilizar aquellos elementos teóricos que te ayuden mejor para comprender una realidad; y ahí, lo interdisciplinario, creo que es un campo de diálogo y desde el psicoanálisis, y desde la psicología en general podemos encontrar puntos de diálogo.

¿Y desde hace cuánto tiempo viene ya siendo profesora de la universidad? ¿Qué cursos ha dictado? ¿Qué cursos le gusta más dictar a través de estos años?

T:    Yo comencé mi vínculo con la universidad desde que acabé la carrera. Al semestre siguiente de acabar la carrera fui jefe de práctica, y luego de un tiempo de ser jefe de práctica pasé a ser profesora, por horas, porque como te comentaba, trabajaba en una ONG a tiempo completo. Entonces solo venía a dictar en las noches, algunos cursos. Pero posteriormente, sentí que había cumplido un ciclo en el trabajo con violencia, porque además el trabajo con violencia es muy fuerte, muy duro, y después de ya varios años de atender casos, y estar como de cara a la violencia, decidí optar por el tema de la formación, y ahora lo que estoy haciendo es apostar por la formación. Ya hace como cuatro años soy profesora a tiempo completo, aquí en el Departamento de Psicología y, en general, dicto los cursos que tienen que ver con mis líneas de investigación y especialización, dicto el curso de Psicología Forense, y dicto el curso de Intervención Clínica Comunitaria, que son los dos electivos que más me apasionan, que más me interesan. También he dictado Psicología y Cultura, que es un electivo de formación básica y, de los cursos obligatorios, estoy trabajando mucho en el tema de Personalidad, porque creo que desde ahí podemos tener un elemento nuclear dentro de la psicología, me gustan las pruebas, me gusta los instrumentos psicológicos, que creo que de alguna manera pueden servir como herramientas, no sólo para el trabajo clínico, sino también cuando se quieren hacer investigaciones; entonces, me gustaba mucho cuando dictaba cursos de pruebas, que lo he dictado por años.

¿Y también enseña en la maestría? ¿Qué cursos le gusta dictar ahí en la maestría?

T:    En la maestría yo me estoy especializando en dos, dentro de la línea en lo que es Salud Mental y Cultura, que es la línea que yo trabajo, dentro de la Salud Mental Comunitaria y, en el tema de Derechos Humanos y Género, que es justamente donde tengo mayor bagaje teórico, esos son los cursos en que dicto en la Maestría de Comunitaria. También me han invitado a dictar en otras Maestrías, en el Diploma de Estudios de Género, etc.; pero a mí me gustan mucho los cursos que dicto no sólo en la maestría, sino en el pregrado, porque de alguna manera permite expresarle a los alumnos una diferente forma de entender la psicología, y líneas que no son tan comunes, como lo de forense y comunitaria.

Claro, algunas recién están trabajando también acá, en la facultad.

T:    Sí, en realidad, las dos líneas recién se están construyendo, en la especialidad, felizmente que hay un grupo de gente cada vez más interesado en ambas, por ejemplo cuando empezamos a dictar Psicología Forense, que era un curso electivo, generaba mucha curiosidad, pero no necesariamente un interés que podía sostenerse en el tiempo. Pero cuando generamos el proyecto para que los alumnos hagan sus prácticas pre-profesionales en los centros penitenciarios, ha habido cada vez mayor interés de los alumnos por llevar el curso, por participar y a la fecha ya hay más de veinticinco alumnos que han hecho sus prácticas pre-profesionales en los penales de Lima, y ese es un proyecto que constantemente yo superviso y estamos pendientes de que salgan las tesis producto de esa experiencia; entonces, estamos desarrollando una línea de psicología forense cada vez más sólida al interior de la especialidad.

Y en psicología comunitaria se ve que también está ampliándose bastante, tanto Clínica comunitaria como Social comunitaria.

T:    Y la línea, justamente, de psicología comunitaria es, como, este gran paraguas que puede desarrollarse desde la Clínica o desde lo Social, pero el marco, el paradigma en el que estamos trabajando es el mismo. La profesora Rosa María Cueto, que es quien dicta Psicología Social Comunitaria, y yo somos profesoras de la Maestría en Psicología Comunitaria y hemos escrito juntas algunos artículos, porque creemos que el debate entre la Clínica y Social es un debate que sólo se da al interior de esta universidad, pero que, sin embargo, en el debate académico fuera de la PUCP, de lo que hablamos en sí es de la Psicología Comunitaria; aunque reconocemos las especificidades.

A lo largo de su carrera profesional ¿Cuáles considera que han sido sus hitos?

T:    Creo que estudiar fuera es un hito. No sólo por conocer nuevos discursos, nuevas aproximaciones, sino por la experiencia de conocer una cultura diferente. Trabajar en una ONG con el tema de violencia y derechos humanos también ha sido muy importante, y la oportunidad de dirigir proyectos y actividades en este tema de violencia, para mí es como un hito; hay proyectos, como este de Salud Mental Comunitaria en Huancavelica que ha sido un hito que me ha permitido posicionar mi formación y ahora construir nuevas propuestas de formación como la Maestría en Psicología Comunitaria. Y, en términos profesionales…

A lo largo de su carrera, su formación.

T:    Creo que también, ser parte ya de la universidad, o sea, el estar siempre en acceso a este espacio te permite construir, o sea, nosotros desde la universidad hemos sacado adelante proyectos, investigaciones, proyectos de intervención, y creo que eso nos ha ayudado a entender qué tipo de aproximación, o qué tipo de formación queremos que nuestros alumnos tengan. No sé si es un hito, pero me parece importante mencionarlo, nosotros desde el Departamento de Psicología construimos una propuesta que es el proyecto de Brigadas Psicológicas. El proyecto comienza en el 2000, en el terremoto de Arequipa comenzó la primera versión del proyecto. Y luego en el 2007, yo tengo la oportunidad de tener a cargo la coordinación del proyecto de  Brigadas, y creo que fue super importante no solo por lo que pudimos hacer, sino por lo que implicó sobre la recepción acerca de nuestra formación y por eso justamente una de las líneas de la Maestría es la intervención post desastre. Otro hito, que si bien no es profesional ha impactado en mi desarrollo personal y profesional es la maternidad, lo cual me ha permitido acercarme más a las personas y ser más tolerante.

Y como última pregunta ¿Qué consejo le podría dar a los estudiantes, a un chico de básica, de especialidad? ¿Qué le podría decir o recomendar?

T:    Yo creo que lo más importante y lo que creo que va a ayudar mucho a futuras generaciones que se mantengan siempre el placer por las cosas que se hace. Yo he tenido trabajos muy intensos, muy duros, pero siempre acompañados de que era lo que yo quería hacer. Creo que cuando uno hace lo que realmente quiere hacer, lo hacer mejor y realmente bien. Y creo que cuando los alumnos descubren lo que realmente les gusta, todo fluye, no hay opción a que haya un disconfort o una frustración porque uno está haciendo lo que realmente le gusta. No es fácil en un país como el nuestro hacer lo que a uno le gusta, pero nosotros sí tenemos ciertas condiciones y ciertas posibilidades como para al menos apelar y pelear siempre por estar del lado del placer, de lo que nos parece importante y que a su vez sea placentero. Mi apuesta es clarísima, yo tengo una apuesta por la justicia y los derechos humanos, entonces todos los trabajos que yo hago tanto en el área de responsabilidad social, como aquí en psicología, como en mis clases, como en mi curso, como en mi vida personal tienen que tener una coherencia que busque el bienestar y la libertad. Para mí eso es la psicología, la búsqueda de la libertad y la búsqueda del bienestar. Entonces, si hay pobreza no hay bienestar, si hay exclusión y violencia no hay libertad. Entonces la pelea es para que haya bienestar y libertad, por lo tanto hay que pelear contra la pobreza, contra la exclusión, contra la violencia.

Bueno, eso serían todas nuestras preguntas. Muchas gracias por su tiempo.

T: Gracias también a ustedes.

Anuncios

0 Responses to “Tesania Velásquez, Psicología comunitaria y forense”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




ARCHIVOS

febrero 2012
L M X J V S D
« Nov   Mar »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
272829  

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 18 seguidores


A %d blogueros les gusta esto: